Tacuichamona

Esta sindicatura se encuentra al pie de la Sierra Madre Occidental, por lo que su economía es precaria pues su agricultura es de temporal y la ganadería es extensiva. También han desarrollado la fabricación de ladrillo.

Héctor R. Olea afirma que Tacuichamona esta formada por una voz híbrida, cahita-náhuatl, derivación de la palabra Tacuchamona o Tacu chomona, después de la voz cahita tacu, palma; y la radical azteca o mexicana tzonomía, rasgar, romper, por lo que puede significar palma quebrada o rota. En cambio para Eustaquio Buelna la palabra puede venir de las dos primeras sílabas de tlacuetlayan, recuesto de cerro, y de tzomoni; adjetivo salido de tzomonia, romper, destrozar: ladera de cerro rompida; o de tlacohtli, fecha, y el mismo tzomonia: flechas rompidas.

Hacia el norte de su territorio pasa el río San Lorenzo sirviéndole como limite natural de esta sindicatura con la de San Lorenzo, al este limita con el Municipio de Cosalá, mientras que al oeste lo hace con la Sindicatura de Quilá y al sur con la de Emiliano Zapata.

Aproximadamente 2 mil 699 personas radican en las siete comunidades de esta sindicatura a saber: San Francisco de Tacuichamona, Las Flores, La Estancia de los García, La Chilla, El Walamito, El Aguaje y Los Caballos.

Una corriente hidrológica importante es el arroyo intermitente de Tacuichamona, al igual que las represas o tapos de la Estancia de los García y del Walamito.

Su red caminera se caracteriza por ser en su mayoría de terracería, solamente es camino pavimentado el tramo de la carretera internacional México Nogales y el entronque de 2 kilómetros a la cabecera.

En Tacuichamona son tradicionales las fiestas de las mudanzas, las de Semana Santa y la de los cofrades. Por los montes cercanos existen una gran cantidad de petroglifos.